TikisMikis.org: Haciendo el mandria desde 2.001 index mapa


Una Breve Historia del 'Hackerismo'.

por Eric S. Raymond


Yo explore los orígenes de la cultura 'hacker', incluida la prehistoria

de los 'Auténticos Programadores', los días de gloria del Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT, y como la precoz ARPANET nutrió el primer 'país en la red'. Nubes tormentosas sobre Júpiter. Yo describí la antigua ascensión y el anquilosamiento final de Unix, la nueva esperanza desde Finlandia, y como 'el último 'hacker' verdadero' volvió como el patriarca de la siguiente generación. Yo narre la manera en que Linux y el liderazgo de opinión de Internet trajo a la cultura 'hacker' desde la periferia del conocimiento público a su importancia actual.

1. Prologo: Los 'Auténticos Programadores'.


Al principio, había 'Auténticos Programadores'.


No es que se autodenominaran así. Tampoco se llamaban a si mismos 'hackers', o de otra forma particular. El soniquete de 'Auténticos Programadores' no fue acuñado, posteriormente por uno de ellos, hasta después de 1.980. Pero desde 1.945 hacia delante, la tecnología de la informática atrajo muchas de las mentes mas brillantes y creativas del mundo. Desde el primer ordenador ENIAC de Eckert y Mauchly hacia delante, había mas o menos una cultura técnica continua y autoconsciente de programadores entusiastas. Gente que construyo y jugo con el software por diversión.


Los 'Auténticos Programadores' salieron por lo general del campo de la ingeniería o de la física. Desde luego eran radio aficionados. Llevaban calcetines blancos, camisas de poliester, corbatas y gruesas gafas; codificaban en código maquina, ensamblador, FORTRAN y una media docena de viejisimos lenguajes ahora olvidados.


Desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta principio de los 70, en los grandes días de la informática por lotes y los gigantescos 'mainframes' de acero, los 'Auténticos Programadores' eran los dominantes de la cultura técnica en informática. Algunas de las piezas reverenciadas del folclore 'hacker' pertenecen a esta era, incluyendo varias listas de Leyes de Murphy y el póster en seudoaleman "Blinkenlights" que aun adorna muchas salas de computadoras.


Algunas personas que se criaron en la cultura de los 'Auténticos Programadores' permanecen activos en los 90. Seymour Cray, diseñador de la línea de superordenadores CRAY, estuvo entre los mejores, contó una vez que tecleo un sistema operativo completo, de su propio diseño dentro de una computadora de su propio diseño a través del teclado de su panel frontal. En octal. Sin un error. Y funciono. 'Macho Supremo' de los 'Auténticos Programadores'.


La cultura 'Auténticos Programadores', sin embargo, estaba muy asociada con informática 'batch' (y especialmente 'batch' científico). Fue finalmente eclipsada por el surgimiento de la informática interactiva, las universidades y las redes de ordenadores. Estos dieron a luz a otra tradición de ingeniería que, finalmente, evolucionaría a la actual cultura 'hacker' de fuente abierta (open-source).

2. Los Primeros 'Hackers'


El comienzo de la cultura 'hacker' tal como la conocemos hoy puede ser convenientemente datada en 1.961, el año que el MIT adquirió el primer PDP-1. El comité de energía y señales del Club Técnico de Maquetas de Ferrocarril del MIT adopto la maquina como su juguete tecnológico favorito e invento, herramientas de programación, argot y una completa cultura adicional, que aun hoy es identificable con nosotros. Esos primeros años han sido examinados en la primera parte del libro de Steven Levy, Hackers.


La cultura de computadoras del MIT parece haber sido la primera en adoptar el termino 'hacker'. Los 'Hackers' del Club Técnico de Maquetas de Ferrocarril se convirtieron en el núcleo del Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT. El centro mas importante del mundo de investigación en IA en los primeros 80. Y su influencia fue mucho mas amplia después de 1.969, el primer año de ARPANET.


ARPANET fue la primera red de computadoras de alta velocidad, transcontinental. Fue construida por el Departamento de Defensa como un experimento en comunicaciones digitales. pero creció hasta enlazar juntas cientos de universidades, contratistas de Defensa y laboratorios de investigación. Permitió a los investigadores de cualquier lugar intercambiar información con una velocidad y flexibilidad sin precedentes, dando un enorme empuje al trabajo colaborativo e incrementando tremendamente el ritmo y la intensidad del avance tecnológico.


Pero ARPANET también hizo algo muy bien. Su autopista electrónica aglutino una masa critica de 'hackers' por todos los EE.UU.; en vez de permanecer en pequeños grupos aislados cada uno desarrollando sus propias y efímeras culturas locales, se descubrieron (o reinventaron) a si mismos como una tribu interconectada.


Los primeros objetos intencionados de la cultura 'hacker' - la primera lista del argot, las primeras sátiras, las primeras discusiones autoconscientes de la ética 'hacker' - fueron propagados en la ARPANET en sus primeros años. En particular la primera versión del Fichero de Jerga, desarrollado como una colaboración cruzada durante el periodo 1.973 - 1.975. Este diccionario de argot llego a ser uno de los documentos definitorios de la cultura. Fue finalmente publicado como The New Hacker´s Dictionary.


El 'hackerismo' floreció en las universidades conectadas a la red, especialmente (pero no exclusivamente) en sus departamentos de ciencia de la informática. El laboratorio de IA del MIT fue el primero entre pares desde los últimos años 60. Pero el Laboratorio de Inteligencia Artificial de Stanford (SAIL) y la Universidad Carnegie-Mellon (CMU) han llegado ha tener casi la misma importancia. En todas fueron prosperando centros de ciencia de la informática e investigación en IA. Todas atrajeron gente brillante que contribuyeron con grandes cosas al 'hackerismo', tanto en el nivel técnico como folclórico.


Sin embargo, para entender lo que llego mas tarde, necesitamos echar otro vistazo a los computadoras; porque el ascenso de Lab y su eventual caída, fue conducido por las oleadas de cambio en la tecnología informática.


Desde los días del PDP-1 la fortuna del 'hackerismo' ha sido tejida junto con la serie de miniordenadores PDP de Digital Equipment Corporation. DEC estuvo en la vanguardia de la informática interactiva comercial y los sistemas operativos de tiempo compartido. Debido a que sus maquinas eran flexibles, potentes y relativamente baratas para la época, montones de universidades las compraron.


Tiempo compartido barato, fue el medio en el que creció la cultura 'hacker', y en la mayor parte de su vida ARPANET fue principalmente una red de maquinas DEC. La mas importante de estas fue la PDP-10, comercializada en 1.967. la 10 permaneció como la maquina favorita del 'hackerismo' durante casi 50 años; TOPS-10 (el sistema operativo de DEC para la maquina) y MACRO-10 (su ensamblador) aun son recordados con nostálgico cariño en gran parte del argot y el folclore.


En el MIT, a pesar de usar el mismo PDP-10 que todo los demás, cogieron un camino ligeramente diferente; ellos rechazaron totalmente el software para el PDP-10 de DEC y construyeron su propio sistema operativo, el fabuloso ITS.


ITS significaba 'Incompatible Tiemesharing System' (Sistema de tiempo compartido incompatible) lo cual da un buen ejemplo de la actitud de los 'hackers' del MIT. Ellos lo querían a su manera. Afortunadamente para todos, la gente del MIT tenían la inteligencia igualada con su arrogancia. ITS, a pesar de que siempre fue raro, excéntrico y ocasionalmente erróneo, hospedo una brillante serie de innovaciones técnicas y aun podría decirse que mantiene el récord del sistema de tiempo compartido de uso continuado mas largo.


ITS se escribió en ensamblador, pero muchos proyectos ITS fueron escritos en el lenguaje de IA LISP. LISP era bastante mas potente y flexible que cualquier otro lenguaje de su tiempo; de hecho, esta aun mejor diseñado que muchos de los lenguajes de hoy, veinticinco años después. LISP facilito a los 'hackers' de ITS pensar de forma creativa e inusual. Fue un importante factor de su éxito, y permanece como uno de los lenguajes favoritos del 'hackerismo'.


Muchas de las creaciones técnicas de la cultura ITS, permanecen vivas hoy; el programa editor EMACS es quizás el mas conocido. Y mucho del folclore ITS esta aun vivo en los 'hackers', como uno puede ver en el Fichero de Jerga.


SAIL y CMU no estuvieron dormidos, ninguna de las dos. Muchos de los lideres de los 'hackers' crecieron alrededor del PDP-10 de SAIL, después llegaron a ser figuras clave en el desarrollo de la ordenador personal y de los actuales interfaces de software ventana/icono/ratón. Mientras tanto los 'hackers' en CMU estaban haciendo el trabajo que pudo encabezar la primera practica a gran escala de aplicaciones robóticas industriales y de sistemas expertos .


Otro importante nodo de la cultura fue XEROX PARC, el famoso Palo Alto Research Center (Centro de Investigación Palo Alto). Por mas de una década, desde los primeros 70, hasta mitad de los 80, PARC produjo un asombroso volumen de originales innovaciones de hardware y software. El moderno ratón, la interface de software con ventanas e iconos, fueron inventados allí. También la impresora láser y la red de área local; y la serie de maquinas D de PARC anticiparon una década la potencia de la computadora personal de los 80. Lamentablemente, no fueron profetas en su propia compañía; tanto que llego ha haber un chiste que describía PARC como un lugar caracterizado por el desarrollo de brillantes ideas para todos los demás. Su influencia en el 'hackerismo' fue generalizada.


Las culturas de ARPANET y del PDP-10 crecieron en fuerza y variedad durante los 70. Las facilidades para las listas de correo electrónico que habían sido utilizadas para fomentar la cooperación entre grupos de interés a través de los continentes, fue incrementandose también con el uso para propósitos mas sociales y recreativos. DARPA hizo la vista gorda a todas las actividades técnicamente 'no autorizadas'; Comprendieron que la sobrecarga extra era un pequeño precio a pagar por atraer una generación completa de gente brillante hacia el campo de la informática.


Quizás la mas conocida de las listas de correo 'sociales' de ARPANET fue la lista SF-LOVERS, para los forofos de la ciencia ficción; aun hoy permanece muy activa, de hecho, en la gran 'Internet' en la que se transformo ARPANET. Pero hubo muchos otros, pioneros de un estilo de comunicación que mas tarde pudo ser comercializado para servicios de tiempo compartido, como Compuserve, GEnie y Prodigy ( y mas tarde dominados por AOL).


3. El ascenso de UNIX


Mientras tanto, sin embargo, fuera en las tierras vírgenes de New Jersey, en alguna parte ha estado llegando desde 1969 que podía hacer sombra a la tradición de PDP-10. El año del nacimiento de ARPANET fue también el año que un 'hacker' de Bell Labs llamado Ken Thompson invento UNIX.


Thompson había estado metido con el trabajo de desarrollo de un sistema operativo de tiempo compartido llamado Multics, el cual compartía ancestros comunes con ITS. Multics fue un artefacto de pruebas para algunas importantes ideas acerca de como la complejidad de un sistema operativo podía ocultarse dentro de él, invisible al usuario, e incluso a la mayoría de los programadores. La idea era hacer el uso desde fuera de Multics (y programar para el) mucho mas simple, para que el trabajo mas real pudiera realizarse.


Los Bell Labs salieron del proyecto cuando Multics mostró signos de hinchazón a un inservible elefante blanco (el sistema fue promocionado comercialmente posteriormente por Honeywell pero nunca llego a triunfar). Ken Thompson perdió el entorno Multics, y comenzó a probar una implementacion de esas ideas y algunas propias sobre un DEC PDP-7 desahuciado.


Otro 'hacker' llamado Dennis Ritchie invento un nuevo lenguaje llamado 'C' para usar bajo el embrionario Unix de Thompson. Como Unix, 'C' fue diseñado para ser agradable, "no cautivo" y flexible. El interés por estas herramientas se extendió a los Bell Labs, y ellos consiguieron un respaldo en 1971 cuando Thompson y Ritchie consiguieron una oferta para producir lo que llamaríamos un sistema de automatización de oficinas, para uso interno. Pero Thompson y Ritchie tenían puesto el ojo en algo mas grande.


Tradicionalmente los sistemas operativos han sido escritos estrictamente en ensamblador, para conseguir sacar la mayor eficiencia posible de sus maquinas 'Hosts'. Thompson y Ritchie fueron entre los primeros en darse cuenta que la tecnología del hardware y el compilador eran lo suficientemente buenos como para que pudiera escribirse un sistema operativo completo en 'C', y por 1974 el entorno completo había sido satisfactoriamente portado a muchas maquinas de diferentes tipos.


Esto no había ocurrido nunca anteriormente, y las implicaciones fueron enormes. Si Unix podía presentar el mismo aspecto, las mismas capacidades en maquinas de muy diferentes tipos, esto podía servir como un entorno de desarrollo para todas ellas. Nunca mas los usuarios tendrían que pagar por un diseño completo de nuevo software cada vez que una maquina quedara obsoleta. Los 'hackers' podían portar sus conjuntos de herramientas entre diferentes maquinas, en vez de tener que reinventar el equivalente del fuego y la rueda cada vez.


Junto a la portabilidad, Unix y 'C' tenían también otras fortalezas importantes. Ambos estaban construidos bajo la filosofía 'Mantelo simple, estúpido'. Un programador podía fácilmente mantener la estructura lógica completa de 'C' en su cabeza (no como otros lenguajes anteriores o posteriores) antes que necesitar consultar el manual constantemente; y Unix estaba estructurado como un flexible kit de herramientas de programas simples diseñados para combinarse entre ellos de manera practica.


La combinación demostró ser adaptable a una amplia variedad de tareas informáticas, incluyendo muchas completamente imprevistas por los diseñadores. Se esparció muy rápidamente dentro de AT&T, a pesar de la ausencia de cualquier programa de soporte formal para el. Por 1980 se había extendido a un amplio numero de universidades y lugares de investigación informática, y miles de 'hackers' lo consideraron su sede.


Las maquinas que hicieron de caballo de tiro de la primera cultura Unix fue el PDP-11 y su descendiente el VAX. Pero, gracias a la portabilidad de Unix, funcionaba sobre la amplia variedad de maquinas que uno podía encontrar en la totalidad de ARPANET sin cambios sustanciales. Y nadie uso ensamblador; los programas en C fueron facilmante portados a todas esas maquinas.


Unix hasta tenia su propio sistema de redes, del tipo UUCP: Baja velocidad y poco fiable, pero barato. Dos maquinas Unix cualquiera podían intercambiar correo electrónico punto-a-punto sobre líneas de teléfono normales y corrientes; esta capacidad estaba construida dentro del sistema, no como un extra opcional. En 1980 el primer sitio USENET comenzó el intercambio de noticias, formando un gigantesco tablón de anuncios distribuido que crecería rápidamente mas grande que ARPANET. Los sitios Unix comenzaron a formar su propio 'país en la red' alrededor de USENET.


Así mismo algunos sitios Unix estaban en ARPANET. Las culturas PDP-10 y Unix/USENET comenzaron a encontrarse y entremezclarse en los bordes, pero no se mezclaron muy bien al principio. Los 'hackers' del PDP-10 tendían a considerar a la legión Unix un grupo de advenedizos, empleando herramientas que parecían ridículamente primitivas cuando se comparaban con las barroca y encantadora complejidad de LISP y ITS. "Cuchillos de piedra y pieles de oso!" murmuraban.


Y todavía hubo un tercera corriente que broto. Los primeros ordenadores personales se vendieron en 1975; Apple se fundo en 1977, y progresaron llegando con una casi increíble rapidez en la creación de jóvenes y deslumbrantes 'hackers'. Su lenguaje fue BASIC, tan primitivo que tanto los partisanos de PDP-10 y los aficionados de Unix los consideraban, con desdén, inferiores.


4. El fin de los viejos días


De este modo se llego a 1980; tres culturas, solapadas en los bordes pero agrupadas alrededor de tecnologías muy diferentes. La cultura ARPANET/PDP-10 emparejada a LISP, MACRO, TOPS-10, ITS y SAIL. La legión Unix y C con sus PDP-11, sus VAX y las diminutas conexiones telefónicas. Y una anárquica horda de primerizos entusiastas de la microinformática inclinados a llevar el poder de la informática al pueblo.


En medio de esto, la cultura ITS podía aun pretender ser el orgullo del lugar. Pero nubes tormentosas estaban acumulándose sobre el Lab. La tecnología del PDP-10, de la cual dependía ITS , estaba envejeciendo, y el propio Lab estaba escindido en bandos por el primer intento de comercialización de la Inteligencia Artificial. Algunos de los mejores del Lab ( y de SAIL y de CMU) estaban siendo tentados fuera con altos salarios en nuevas compañías.


El golpe mortal llego en 1983, cuando DEC cancelo su proyecto consecutivo del PDP-10, 'Júpiter', con el propósito de concentrarse en las líneas PDP-11 y VAX. ITS no tenia un gran futuro. Puesto que no era portable, suponía mas esfuerzo del que cualquiera podía permitirse trasladar ITS al nuevo hardware. La variante de Unix de Berkeley, corriendo en un VAX se convirtió en el sistema de hackeo por excelencia, y cualquiera con un ojo puesto en el futuro podía ver que la microinformática estaba imponiéndose en el poder tan rápidamente que muy probablemente barrería a todos los anteriores a ella.


Fue alrededor de ese tiempo que Levy escribió 'hackers'. Uno de sus primeras fuentes fue Richard M. Stallman (inventor de EMACS), una figura destacada en el Laboratorio y su más fanático defensor en demorar la comercialización de la Tecnología del Laboratorio.


Stallman (que es conocido comúnmente por sus siglas y su nombre de login, RMS) continuo con la formación de la Free Software Foundation (Fundación del Software Libre) y el mismo se dedico a producir software libre de alta calidad. Levy lo alabo como "el último 'hacker' verdadero", una afirmación que felizmente demostró ser incorrecta.


El plan más magnifico de Stallman, encarno nítidamente la transición que experimentó el 'Hackerismo' en los primeros años ochenta. Él comenzó la construcción en 1982 de un clon completo de Unix, escrito en C y de libre disposición . Su proyecto fue conocido como sistema operativo GNU (Gnu's Not Unix), en una especie de acrónimo recursivo. GNU llegó rápidamente a ser un foco importante para la actividad 'hacker'. De esta forma, el espíritu y la tradición de ITS se conservó como una parte importante de lo más nuevo, la cultura 'hacker' centrada en Unix y VAX.


Efectivamente, durante más de una década después de su fundación la Free Software Foundation de RMS definiría la mayor parte de la ideología pública de la cultura 'hacker', y el mismo Stallman seria el único aspirante creíble al liderazgo de la tribu.


Fue también alrededor 1982-83 que las tecnologías del microhip y de la red de área local comenzaron a tener un serio impacto sobre el 'Hackerismo'. Ethernet y el microchip Motorola 68000 generaron una combinación potencialmente poderosa, y se habían creado varias 'startups' diferentes para construir la primera generación de lo qué nosotros llamamos ahora estaciones de trabajo.


En 1982, un grupo de 'hackers' Unix de Standford y Berkeley fundó Sun Microsystem en la convicción de que Unix funcionando sobre el relativamente barato hardware basado en el Motorola 68000 demostraría ser una combinación ganadora para una amplia variedad de aplicaciones. Tuvieron razón, y su visión sentó el modelo para una industria entera. A pesar de que todavía mantenían un precio fuera de alcance de la mayoría de los particulares, las ‘workstations’ (estaciones de trabajo) eran baratas para las corporaciones y las universidades; las redes de ‘workstations’ (uno por usuario) reemplazaron rápidamente a los VAX más viejos y otros sistemas de tiempo compartido.


5. La Era del Unix propietario.


Alrededor de 1984, cuando Mami Bell fue desmenbrada y Unix llegó a ser, por primera vez, un producto soportado de AT&T, la línea mas importante de división en el 'Hackerismo' estuvo entre un relativamente coherente 'país en la red' centrado alrededor de Internet y USENET (mayormente usando máquinas del tipo de los miniordenadores - o estaciones de trabajo que corrían Unix), y un extenso territorio desconectado de entusiastas de los microordenadores.


Fue también por aquella época en que los primeros episodios serios de craqueo fueron cubiertos en la prensa de masas y un periodista comenzó a malversar el término 'hacker' para referirse a vándalos de los ordenadores, un ultraje que continúa hasta nuestros días.


La estaciones de trabajo -el tipo de ordenadores construidos por Sun y otros- abrieron nuevos mundos para los 'hackers'. Estaban hechas especialmente para gráficos de alto rendimiento y comunicación de datos compartidos sobre una red. Durante la década de 1980 el 'Hackerismo' estaba preocupado por el reto de conseguir del software y las herramienta de construcción mas usos aparte de esas características. El Unix desarrollado por Berkeley incorporaba soporte para los protocolos de ARPANET, ofreciendo una solución a los problemas del networking asociado con los lentos enlaces punto-a-punto del UUCP y adicionalmente impulso el crecimiento de Internet.


Hubo varios intentos de domar las ‘workstations’ gráficas . El único que prevaleció fue el sistema de ventana X , desarrollado en el MIT con contribuciones de centenares de individuos en docenas de compañías. Un factor crítico en su éxito fue que los desarrolladores de X estuvieron dispuestos a dar el código original gratis según la ética 'hacker', y pudieron distribuirlo sobre Internet. La victoria de X sobre los sistemas gráficos patentados (incluyendo uno ofrecido por la misma Sun) fue un importante presagio de los cambios que, unos años mas tarde, afectarían profundamente al mismo Unix.


Había una pizca de partidismo visceral que aun descargaba ocasionalmente en la rivalidad ITS/Unix (mayormente desde el lado de los ex-usuarios de ITS). Pero la máquina ITS paro para siempre en 1990; los fanáticos ya no tenían un sitio para resistir y la gran mayoría fue asimilada en la cultura Unix con diversos grados de refunfuñadura.


Dentro del 'Hackerismo' interconectado, la gran rivalidad de la década de los 80 estuvo entre los entusiastas de las versiones del Unix de Berkeley y los de AT&T. A veces te puedes encontrar todavía copias de un cartel de aquella época, mostrando un caricaturizado caza rebelde de la película "La Guerra de Las Galaxias" que pasa como un rayo sobre la explosión de la "Estrella De La Muerte" decorada con el logo de AT&T. Los 'hackers' de Berkeley se veían a sí mismos como rebeldes contra los imperios corporativos desalmados. EL Unix de AT&T nunca alcanzo al de BSD/Sun en el mercado, pero ganó las guerra de los 'standards'. Hacia 1990 las versiones de AT&T y BSD llegaron a ser más difíciles de diferenciar, habiendo adoptado cada uno muchas de las innovaciones del otro.


Al comienzo de la década de los 90, la tecnología de la ‘workstation’ de la década anterior comenzaba a verse claramente amenazada por los nuevos ordenadores personales ,de bajo costo y alto rendimiento basados en el chip Intel 386 y sus descendientes. Por primera vez, los 'hackers' particulares podían permitirse tener máquinas domésticas comparables en capacidad de almacenamiento y potencia a las miniordenadores de diez años antes; maquinas Unix capaces de soportar un entorno completo de desarrollo y conectadas a Internet.


El mundo MSDOS permaneció felizmente ignorante de todo esto. Aunque esos precoces entusiastas de los microordenadores se expandieron rápidamente hacia una población de 'hackers' DOS y Mac algunas ordenes de magnitud mas grandes que la cultura del 'país en la red', ellos nunca se transformaron en una cultura autoconsciente. El ritmo del cambio fue tan rápido que cincuenta culturas técnicas diferentes crecieron y murieron tan rápidamente como mascas efímeras, sin lograr la estabilidad necesaria para desarrollar una tradición común de jerga, folklore e historia mítica. La ausencia de una red realmente penetrante comparable a UUCP o Internet les impidió llegar a ser un 'país en la red'.


El acceso comercial generalizado a servicios en línea como CompuServe y

GEnie comenzaba a tener apoyo, pero el hecho que los sistemas operativos no Unix no venían empaquetados con herramientas de desarrollo significaba que muy poco código propio se intercambio entre ellos. De este modo, no se desarrollo ninguna tradición de hacking cooperativo.


La corriente principal del 'Hackerismo', (des)organizada en torno a Internet y por ahora identificada mayormente con la cultura técnica Unix, no se intereso por los servicios comerciales. Ellos querían mejores herramientas y más Internet, y los ordenadores personales de 32 bits baratos prometían poner ambas cosas al alcance de todos.


¿Pero donde estaba el software? Los Unix comerciales permanecían caros, en

el rango de varios miles de dólares. Al comienzo de los 90 varias compañías se lanzaron a la venta de Unix AT&T o BSD portados a máquinas del tipo PC. El éxito era escurridizo, los precios no bajaron mucho, y (lo peor de todo) no podías modificar y redistribuir las fuentes del sistema operativo. El modelo tradicional del negocio del software no dio a los 'hackers' lo qué ellos querían.


Tampoco fue la Fundación Libre de Software. El desarrollo de HURD, el núcleo de Unix libre, largamente prometido por RMS, para 'hackers', quedó atascado durante años y fracaso en producir algo parecido a un núcleo útil hasta 1996 (aunque por el 1990 la FSF suministro casi todas las partes difíciles de un sistema operativo tipo Unix).


Aun peor, al comienzo de los 90 llego a ser claro que diez años de esfuerzo en la comercialización de un Unix patentado terminaría en el fracaso. La promesa Unix de una plataforma cruzada de portabilidad se perdió en la riña entre media docena de versiones patentadas de Unix. Los actores del Unix patentado demostraron ser tan pesados, tan ciegos, y tan ineptos en la comercialización que Microsoft fue capaz de echar el guante a una gran parte de su mercado con la tecnología espantosamente inferior de su sistema operativo Windows.


Al principio de 1993, un observador enemigo podría haber tenido fundamentos para pensar que la historia del Unix se jugó casi fuera, y con la suerte de la tribu 'hacker'. Y no había escasez de observadores enemigos en la prensa informática comercial, muchos de los que habían pronosticado la muerte inminente de Unix a intervalos regulares de seis meses desde los últimos 70.


En esos días la creencia generalizada era que la época del tecno-heroísmo individual estaba acabada, que la industria de software y la emergente Internet serían dominados cada vez más por colosos como Microsoft. La primera generación de 'hackers' Unix parecían envejecidos y cansados (al grupo de Investigación de Ciencias de la Informática de Berkeley se le termino el vapor y perdió su financiación en 1994). Era tiempos deprimentes.


Afortunadamente, habían habido algunas cosas fuera de la vista de la prensa comercial, y también fuera de la vista de la mayoría de los 'hackers', que inesperadamente producirían certeros desarrollos en 1993 y 1994. A la larga, estos desarrollos conducirían la cultura 'hacker' en una dirección totalmente nueva y nunca soñada de éxitos.


6. Los Primeros Unix Libres


Por la brecha dejada por el incompleto HURD de la Free Software Foundation

había caminado un estudiante de la Universidad de Helsinki llamado Linus Torvalds. En 1991 él comenzó desarrollando un núcleo libre de Unix para máquinas 386 usando el toolkit de la Free Software Foundation. Su rápido éxito inicial, atrajo muchos 'hackers' de Internet para ayudarla a desarrollar Linux, un Unix completamente equipado libre y de fuentes redistribuibles.


Linux no estaba sin competidores. En 1991, contemporáneamente con el precoz experimento de Linus Torvalds, William y Lynne Jolitz estaban portando de manera experimental las fuentes del Unix BSD al 386. La mayoría de los observadores que comparan la tecnología BSD con los primeros y toscos esfuerzos de Linus anticiparon que el BSD portado llegaría a ser el Unix libre más importante sobre el PC.


El aspecto más importante de Linux, sin embargo, no fue técnico sino sociológico. Hasta que Linux se desarrollo, todos creían que cualquier software tan complejo como un sistema operativo tenia que ser desarrollado de una forma cuidadosamente coordenada por un grupo de gente relativamente pequeño y altamente cohesionado. Este modelo era y todavía es típico de ambos modelos, el software comercial y las grandes catedrales construidas por la Free Software Foundation en la década de los 80; también de los proyectos freeBSD/netBSD/OpenBSD que surgieron a partir del 386BSD original de Jolitzes.


Linux evolucionó de una manera completamente diferente. Desde casi el comienzo, fue hackeado de manera más bien informal por un formidable número de voluntarios coordinados únicamente mediante Internet. La calidad se mantuvo no por la autocracia o normas rígidas sino por la ingenuidad y la estrategia simple de liberar cada semana y consiguiendo retroalimentación de centenares de usuarios en unos días, creando un tipo de selección Darwiniana rápida sobre las mutaciones introducida por los desarrolladores. Ante el estupor de casi todos, esto funciono bastante bien.


Hacia el final de 1993 Linux podía competir en estabilidad y confiabilidad con muchos Unix comerciales, y albergar ampliamente más software. Estaba incluso comenzando a atraer el portado de aplicaciones de software comerciales. Un efecto indirecto de este desarrollo fue que extermino la mayoría de los vendedores menores de Unix propietarios, sin desarrolladores y 'hackers' a quien vender, ellos plegaron. Uno de los pocos supervivientes, BSDI (Berkeley Systems Design, Incorporated), alcanzo el éxito por ofertar las fuentes completas con su Unix basado en BSD y estrechando lazos con la comunidad 'hacker'.


Estos desarrollos no fueron muy comentados entonces, aun dentro de la cultura 'hacker', y en absoluto fuera de ella. La cultura 'hacker', desafiando los repetidos pronósticos de su defunción, estaba simplemente comenzando a rehacer el mundo del software comercial a su propia imagen. Pasarían cinco años más, sin embargo, antes de que esta tendencia llegara a ser obvia.


7. La Gran Explosión de la Web


El precoz crecimiento de Linux sinergizo con otro fenómeno: El descubrimiento público de Internet. El inicio de los 90 también vio el comienzo de una floreciente industria de proveedores de Internet, que vendía conectividad al público por pocos dólares al mes. Seguido de la invención de la World Wide Web, el crecimiento de Internet ya de por si rápido, acelero a un ritmo atropellado.


Por 1994, el año que el grupo de desarrollo del Unix de Berkeley cerro formalmente, diferentes versiones libres de Unix (Linux y los descendientes de 386BSD) hicieron el papel de importantes puntos centrales de actividad de hackeo. Linux estaba siendo distribuido comercialmente sobre CDROM y se vendía como pan caliente. A finales de 1995, las principales compañías de ordenadores comenzaron a sacar brillantes anuncios celebrando la simpatía hacia Internet de su software y hardware!


En los últimos 90 el desarrollo de Linux y el liderazgo de opinión en Internet llegaron a ser las actividades centrales del 'Hackerismo'. La World Wide Web al final había convertido Internet en un mass media, y la mayoría de los 'hackers' de los 80 y el comienzo de los 90 lanzaron Servicios de Acceso a Internet, vendiendo o dando acceso a las masas.


El liderazgo de opinión en Internet incluso trajo a la cultura 'hacker' el

comienzo de la respetabilidad e influencia política. En 1994 y 1995 el

activismo 'hacker' extermino la propuesta Clipper que habría puesto

la encriptacion fuerte bajo el control del gobierno. En 1996 los 'hackers' movilizaron una amplia coalición para derrotar la mal llamada 'Acta de Decencia de la Comunicaciones' e impedir la censura en Internet.


Con la victoria sobre la CDA, pasamos por la historia, entre los asuntos del día. También cruzamos por una época en la cual su historiador (más bien para su propia sorpresa) llegó a ser un actor antes que un simple observador. Este relato continuara en 'La Venganza de los 'hackers''.


9. Bibliografía


[Levy] Levy, Steven; 'Hackers', Anchor/Doubleday 1984, ISBN

0-385-19195-2.


[Raymond] Raymond, Eric S.; 'The New Hacker's Dictionary' , MIT Press,

tercera edición 1996. ISBN 0-262-68092-0.


David E. Lundstrom proporciono una historia anecdótica de la época de los 'Auténticos Programadores' en 'A Few Good Men >From UNIVAC', 1987,

ISBN-0-262-62075-8.




TikisMikis.org: Haciendo el mandria desde 2.001 index mapa
Prestige: exigimos responsabilidades

Para contactar / Harremanetarako:

Sobre Ústa web | Webgune honi buruzko: webmaster@tikismikis.org GnuPG Key